Saltar al contenido
Dos Mochilas en Ruta

Caldea, un centro termolúdico a la altura del Principado

Caldea, Andorra
Caldea, un centro termolúdico a la altura del Principado
5 (100%) 1 voto

Hoy nos detendremos a hablar de uno de los innumerables atractivos del Principado de Andorra, el Centro Termolúdico de Caldea. Para los más despistados, recordar que se trata de una pequeña nación soberana, que conforma un Estado independiente, y cuya forma de gobierno es el coprincipado parlamentario. La extensión total de Andorra alcanza los 468 km², estando organizado su territorio por hasta siete parroquias diferenciadas. Su capital es Andorra la Vieja, y según su más reciente censo, tiene una población de 78.014 habitantes. Sin duda, un país enclavado geográficamente en una posición privilegiada, entre España y Francia, en pleno corazón de los Pirineos. No es casualidad que muchas empresas compitan aquí por presentar al gran público las mejores ofertas para disfrutar de Caldea, producto turístico objeto de mención en el post. Pero Andorra está repleta de distracciones para el visitante que desee pasar unos días rondando por sus acogedores rincones. Sin ir más lejos, también puede contratar su paquete de esquí en Esquiades.com. Multitud de amantes de esta disciplina deportiva hacen sus delicias cada año por las pistas del Principado, convirtiéndose esta actividad, en una de las más rentables económicamente para Andorra. El Gobierno es sabedor de esta situación, y en estrecha colaboración con el sector privado, trata de sacar rédito a tan favorable tesitura. Se trata de un recurso turístico que lleva tiempo explotándose, y del que se espera que siga promoviendo cifras prósperas durante los años venideros. Su entorno natural bien lo merece…

Este centro se inauguró en el pasado 1994, concretamente en marzo de aquel año. Es probablemente la instalación más grande capaz de presentar estas características en todo el continente europeo.

Su proyecto, fue diseñado por Jean-Michel Ruols, un arquitecto de origen francés, a raíz de la firme voluntad del Ayuntamiento de Escaldes-Engordany de aprovechar los valores de las aguas termales de dicho territorio.

Su filosofía es diferente a la del resto de balnearios al uso, y se centra en el concepto de termoludismo, acepción que explica la utilización de los beneficios y propiedades del agua termal para satisfacer el descanso del individuo, al que ayudará a recuperar su bienestar y vitalidad habituales.

Las aguas de Caldea, emergen a setenta grados centígrados, y ofrecen propiedades particulares por su composición especial. Son ricas en minerales, azufre, untuosas y sódicas, como es el caso del plancton termal. Cuando son puestas en contacto con nuestro cuerpo, se desemboca un proceso cicatrizante, antialérgico y descongestionante.

En su momento, el término (y concepto) resultó completamente innovador, provocando reacciones de todo tipo. Sin embargo, el paso del tiempo ha dado la razón a quienes apostaron por este modelo de negocio, que huye del uso terapéutico de las aguas de esta índole. El agua a temperaturas distintas tonifica nuestro cuerpo, a la par de ayudarnos a restablecer nuestro equilibrio psíquico.

Sus aguas han sido reconocidas por “Aquatermalcert”, que incluso les concedió una certificación exclusiva, y que prueba la buena calidad y estado de mantenimiento de dichas instalaciones, así como un adecuado uso de las aguas termales dentro de las mismas. Según este estamento, Caldea garantiza tanto el origen termal como la pureza de sus aguas, además de brindar un exquisito servicio al cliente.

No es casualidad que sea uno de los centros termolúdicos más demandados del Viejo Continente. Infinidad de personas se dejan ver por sus edificios, esperando encontrar sensaciones renovadas, seguridad, salubridad, confort e instalaciones con altos niveles de higiene.

Es por eso que se decantaron por la firma “Alpa 90” para sus duchas, así como por la marca “Presto” en lo referente a las griferías electrónicas con que cuentan en nómina, con su moderna gama “Domo Sensia”. Disponen de grifos que funcionan por sensor automático (electrónico), los cuales no requieren de programación alguna, ya que todos sus componentes están incluidos, integrados en el mismo grifo.

En contraposición con las altas tensiones que se desatan entre asociaciones ecologistas y conservacionistas, y los entes implicados en el desarrollo del esquí en Andorra, encontramos un centro termolúdico como éste, ya ubicado, y que ha escapado a la crítica (o al menos, de manera tan feroz).

Por sus atributos, creemos que existen muchas formas de pasar un día inolvidable y completo en familia, pareja, o mismamente con los amigos. Todo ello, rodeado de un entorno único e idílico, en medio de las míticas cumbres pirenaicas, y donde poder disfrutar de aire caliente, hielo, vapor, agua a presión, y un largo etcétera de facilidades que nos provocarán placer a raudales.

Y con la visita a Caldea, no termina la ilusionante experiencia; luego, tenemos a nuestra disposición todo un país que poder conocer, tan cercano como desconocido para la mayoría de españoles.

Andorra es un paraíso singular en materia medioambiental que, hasta el momento, ha sabido combinar más o menos de forma equilibrada la carga humana en el paisaje. Algo complicado, sobre todo, si atendemos a otros precedentes mucho más devastadores sobre el medio que podemos encontrar en bastantes puntos de nuestra propia geografía, incluso en el propio Pirineo “perteneciente” a España.

Caldea, Andorra
Fuente: Javier Moreno Casado / pixabay.com