Saltar al contenido
Dos Mochilas en Ruta

El Casco Antiguo de Cracovia

Qué ver en Cracovia, Polonia - Glówny Rynek, la Plaza del Mercado
El Casco Antiguo de Cracovia
5 (100%) 2 votos

Nos encontrábamos en Viena y hasta el día anterior no sabíamos qué íbamos a hacer, si quedarnos algún día más en esta bonita ciudad, si irnos a República Checa o si ir directamente a Polonia. Teníamos varias cartas para jugar y al final apostamos por la última opción. Ya estaba decidido. Próximo destino: ¡Cracovia!

Habíamos comprado dos billetes de tren nocturno y de esta manera teníamos todo un día más para disfrutar de la capital austriaca y además nos ahorraríamos una noche de alojamiento. Aunque los 81,40€ que nos costó cada billete de Viena a Cracovia, ya podría haber alguien que nos hiciera un masaje en los pies. Y digo ahorrar una noche, porque el tren diurno valía el mismo precio. A nuestro parecer, muy caro.

A las 22:30h de la noche salíamos dirección Cracovia. Uno de los empleados a bordo nos acompañó hasta nuestro “camarote”, suerte la nuestra que estábamos solos, no sé cómo hubiese sido ahí dentro con otra personas más y sinceramente prefiero no imaginarlo… Pero la verdad es que se durmió bastante bien.

Tren de Viena a Cracovia, Polonia

8 horas después, pisábamos por primera vez tierras polacas. Eran las 06:30h de la mañana cuando salíamos de la estación central de Kraków Glówny y el frescor mañanero nos daba la bienvenida.

Recorriendo el Centro Histórico de Cracovia

Teníamos que llegar al hostel que habíamos reservado (no era plan empezar a dar vueltas a esa hora de la mañana buscando alojamiento) y por si fuera poco, además de dormidos, estábamos más perdidos que una trucha en una carnicería. Menos mal que un chico muy majo nos ayudó muchísimo e incluso nos dio su mapa, y eso que no paraba de mirarlo porque se iba de excursión con unos amigos a buscar el mechero de Cristo. Pero sí, nos lo dio y a través de una aplicación que tenía en el móvil, nos dijo que tranvía nos iría mejor para llegar.

Llevábamos tal empanada encima, que nos dejamos una bolsa en el banco de la estación y no nos dimos cuenta hasta que bajamos del tranvía, menos mal que no había nada importante, cuatro cosas para desayunar y un ladrón de enchufes. ¡Eso sí que es importante! ¿Cosas del karma por habernos colado? Esto era el primer aviso, ahí lo dejo…

Eran las 7 de la mañana cuando llegamos al hostel, la chica con más cara de zombie que nosotros se sorprendió al vernos y como era “lógico” a esa hora no podía darnos habitación. ¿Recepción? ¿Sofá? No problem. Nos tumbamos cada uno en un sofá y nos pusimos a dormir como aquel que está debajo de una palmera, es más, estaba tan cómodo que hasta ronqué. A las 11,  Cris me despertó porque nos iban a dar ya la habitación. Estuve a punto de preguntar si el desayuno nos lo servían en la cama, pero después de dormir a pata suelta en la recepción, creo que hubo suficiente…

Por cierto, nos alojábamos en el barrio de Podgórze, el que fuera el barrio judío durante la Segunda Guerra Mundial y en el que hablamos en este artículo sobre el Gueto Judío de de Cracovia.​

Nos dimos una ducha y sin perder más tiempo, salimos a visitar la ciudad con más historia del país y la que durante 500 años fue la antigua capital real de Polonia. Junto con Praga y Viena, se considera una de las joyas arquitectónicas de la Europa Central. Por ese motivo que no es de extrañar que sea la ciudad más visitada de toda Polonia.

El resto del día lo pasamos perdidos por todo el centro histórico, sin lugar a dudas la parte más interesante y animada de la ciudad, siendo la Plaza del Mercado (Rynek Glówny), el punto neurálgico de ésta. Toda la ciudad vieja está rodeada por los bonitos Jardínes de Planty, el pulmón verde de Cracovia.

A través de la Puerta de San Florián, una de las entradas del Camino Real justo en frente de la Barbacana, llegamos a la Plaza del Mercado (Rynek Glówny), que además de ser su mayor atractivo y uno de los lugares más bonitos, es la plaza medieval más grande de Europa.

Qué ver en Cracovia, Polonia - La Puerta de San Florián

La Plaza, junto a su elegante mercado de artesanos en el interior del edificio central conocido como la Lonja de los Paños, y sus alrededores con la Basílica de Santa María, la torre del Ayuntamiento, iglesias, museos, tiendas, terrazas… es el lugar donde encontramos la mayoría de cosas que ver en Cracovia.

Además Cracovia presume de poseer más monumentos que cualquier capital europea, es por eso que en el año 1978 la ciudad fue declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO.

Da gusto pasear por sus calles, perderse en el ambiente medieval del siglo XIII de todos y cada uno de sus rincones, con el añadido de que su patrimonio monumental y artístico se conserva casi intacto desde aquel entonces. Además es un placer no solo encontrarte en una de las ciudades más bonitas, si no también poder ver cómo la gente disfruta de ella. Cracovia es una ciudad que se deja querer, y cuando tienes esa sensación pareces estar como en casa. Y así lo sentimos nosotros.

Si lo prefieres, también tienes la opción de recorrer el casco viejo en un bonito paseo a caballo. En su plaza central encontraréis decenas de carrozas entre la multitud de gente.​

Sin darnos cuenta se nos fue la tarde recorriendo las calles del casco antiguo. Su patrimonio histórico no deja indiferente a nadie, además su enorme oferta cultural se combina perfectamente junto con su oferta comercial y de ocio. Cientos de tiendas y terrazas atraen el interés de la mayoría de turistas que disfrutan mientras de fondo se oye la música de los no pocos artistas callejeros que se concentran en esta zona.

Nos acercamos hasta el barrio universitario, situado a 1 minuto de la Plaza, y entramos al Colegio Maius, otra de las visitas que os recomendamos. Era un poco tarde y ya no se podía visitar el interior de sus salas, pero Cris leyó que había un curioso y conocido reloj mecánico que a las horas en punto empiezan a salir figuritas mientras se escucha el himno universitario. Nos quedamos hasta la hora en punto, y la música, de escuchar se escuchó, pero las figuras estarían durmiendo porque de ahí no salió nada. Después nos dijeron que era a unas horas concretas, a las 11h y a las 13h, pero al menos pudimos ver su bonito patio de arcadas góticas del siglo XV.

Qué ver en Cracovia, Polonia - Colegio Maius

Otra de las calles más concurridas del centro histórico es la calle Grodzka, que según en qué dirección vayas, es una de las entradas o salidas a la Plaza del Mercado, y que llega hasta la Colina de Wawel. A lo largo de este frecuentado paseo, encontramos a un lado y a otro diversas tiendas y restaurantes de todo tipo, así como numerosas iglesias, algunas de gran significado para la ciudad como la iglesia de San Pedro y San Pablo y la iglesia de San Andrés.

Cuando ya caía la noche y bastante cansados, decidimos comprar algo para cenar e irnos al hostal a descansar. Pero aquí no iba a acabar nuestro día, ni mucho menos…

Después de comprar la cena teníamos un paseo de unos 20-25 minutos hasta llegar al hostal, lo que nos hizo pensar en la posibilidad de coger el tranvía. Ya habían pasado dos que nos llevaban hasta allí, pero esa noche tenía el presagio de que algo iba a pasar. Todavía no habíamos cambiado a moneda polaca y prefería continuar andando. En uno de los tramos pasamos por delante de una estación y justo volvió a parar el que nos iba bien. Sabía que no teníamos que subir a ese tranvía, pero lo hicimos…

Todo acabó que tuvimos que sobornar a los revisores polacos… Ahora nos reímos porque es una anécdota más que contar y “otra manera distinta de interactuar con locales” por decirlo de una manera muy cómica… pero en ese mismo momento no nos hizo nada de gracia… jajaja

Al día siguiente nos íbamos a hacer la visita más dura de todo el viaje. Aquí te dejamos nuestra escalofriante experiencia en el infierno del​ Campo de Concentración de Auschwitz Birkenau, el mayor campo de exterminio de la historia nazi.


Consejos para viajar a Cracovia

En este apartado te dejamos información útil para viajar a Cracovia y hacerte el viaje más fácil.

  • Cómo llegar a Cracovia

Como te hemos comentado, nosotros llegamos a Cracovia desde Viena en tren. Para encontrar ofertas en tus billetes de trenes y autobuses, una opción es GoEuro, ya que compara distintas compañías ofreciéndote el mejor precio.

Una alternativa al tren o al autobús es el avión. El Aeropuerto Internacional Juan Pablo II Cracova-Balice, se encuentra a unos 11 kilómetros del centro de la ciudad. Es posible llegar fácilmente a al ciudad gracias a la red de transportes públicos. Si quieres ahorrarte tiempo y dinero, reserva tu servicio de lanzadera ida y vuelta del aeropuerto a tu alojamiento en Cracovia por menos de 4€. También te recomendamos el servicio privado, donde podrás elegir tu destino al mejor precio.
Busca vuelos baratos y viaja a Polonia de la forma más sencilla y cómoda.

  • Dónde alojarse en Cracovia

Nos alojamos en #Lwowska26 los días que estuvimos en Cracovia. Es un albergue situado a menos de 10 minutos a pie del barrio judío de Kazimierz, donde vivió una de las mayores comunidades judías de Europa. Dispone de habitaciones privadas y dormitorios, cocina equipada, sala común y terraza. Lee más sobre nuestro alojamiento en Cracovia en este artículo. Si prefieres alojarte en el centro o en otra parte de la ciudad, busca ofertas de hoteles en Cracovia, y disfruta de grandes descuentos.

  • Cómo moverse en Cracovia

La ciudad se recorre fácilmente a pie, ya que todas las cosas que ver y hacer en Cracovia se encuentran en el casco histórico. Una buena opción es reservar uno de los muchos tours que ofrecen por la ciudad y recorrer Cracovia en una bicicleta, en Segway o incluso en un coche eléctrico. De esta manera, podrás ver las zonas más alejadas del centro. También puedes moverte en tranvía, autobús y tren. Llegan a cualquier parte de la ciudad y son baratos y fáciles de utilizar. Este mapa interactivo te ayudará a saber la mejor opción de transporte público que coger en tu ruta por la ciudad.

  • Actividades, visitas y excursiones en Cracovia

Una de las visitas imprescindibles en tu viaje a Polonia es el Campo de Concentración Auschwitz. Reserva esta visita guiada en español a Auschwitz, el principal centro de exterminio de la historia. También te aconsejamos que no te pierdas este tour guiado en español por las minas de sal de Wieliczka, las más antiguas y grandes del mundo. Si tienes poco tiempo y quieres visitar tanto Auschwitz como Wieliczka, ahorra dinero y reserva tu plaza para realizar ambos tours el mismo día. Además, aprovecha tu estancia en la ciudad y apúntate a las visitas guiadas en español totalmente gratuitas por el casco antiguo de Cracovia, Kazimierz y Podgórze. Si prefieres recorrer Cracovia a tu ritmo reserva tu billete en el autobús turístico de la ciudad. Sube y baja en cualquiera de las paradas y disfruta durante el trayecto de comentarios en español de los lugares y monumentos que se recorren.

  • Cuántos días estar en Cracovia

Para conocer la ciudad, sus alrededores y hacer las visitas a Auschwitz y Wieliczka te aconsejamos que estés como mínimo 3 días en Cracovia. Te aseguramos que no tendrás tiempo para aburrirte.

Más información útil

Si viajas a Cracovia seguro que te será útil leer nuestros artículos sobre el Campo de Concentración de Auschwitz, donde te explicamos como llegar desde Cracovia, los horarios del museo y mucho más. Además, también te puede interesar nuestro presupuesto para viajar a Cracovia y tener una orientación sobre los precios. Si estás preparando una ruta por el país, no te pierdas nuestra sección Viajar a Polonia donde encontrarás información y consejos para tu viaje.


5% en tu Seguro de Viaje

No te olvides NUNCA de la parte más importante del viaje… ¡tu tranquilidad y seguridad de estar cubierto en todo momento y ante cualquier situación! Por ser lector de Dos Mochilas en Ruta, tienes un descuento directo del 5% en IATI Seguros.

Seguro de Viajes Iati