Saltar al contenido
Dos Mochilas en Ruta

Cómo entretenerse en un avión

Viajar es una experiencia fascinante que se ha establecido como una de las prioridades de ocio principales de la sociedad. No importa la distancia, la duración del viaje ni el lugar en cuestión, cada vez son más las personas que se decantan por esta opción con el objetivo de disfrutar de unos días llenos de cambios. No obstante, un trayecto en avión de muchas horas puede resultar eterno para muchos, ya que la imposibilidad de movernos con libertad desemboca en un aburrimiento extremo en cada viajero, dando lugar a un vuelo pesado. Es por ello que tanto las compañías aéreas como los propios viajeros han dado un paso adelante y han llevado a cabo diversos métodos y medidas para hacer más agradables los vuelos.

Opciones de entretenimiento por parte de las aerolíneas

Dependiendo de la aerolínea escogida, estas opciones serán más variadas o casi inexistentes. Sin embargo, todas ellas son conscientes de la necesidad de alternativas de entretenimiento a bordo para mitigar el más que posible aburrimiento surgido de las largas horas de espera hasta llegar al destino. A día de hoy, este tipo de distracción se ha convertido en un complemento clave que decanta la balanza a favor de la elección de la aerolínea en cuestión. Liligo, comparador de vuelos y hoteles al mejor precio que permite cotejar las mejores ofertas existentes en ese momento en el mercado, ha llevado a cabo un estudio referente a esta cuestión.

El estudio, el cual puede verse aquí, realiza una comparativa entre las diversas aerolíneas que ofrecen servicios de entretenimiento a los pasajeros así como aquellos más destacados y demandados. Sin ninguna duda, la mejor parada es la compañía española Iberia gracias al amplio catálogo de películas, series y música al que se tiene acceso en sus trayectos. Esta mayor oferta de contenidos personalizados a disposición de los pasajeros, permiten a estos poder hacer frente a los tediosos viajes. La introducción de la tecnología en todos los ámbitos, ha dado lugar a que entre todos los servicios ofrecidos por las distintas aerolíneas destaque uno en particular, el WiFi.

Gracias a este servicio, tenemos la oportunidad de estar conectado durante todo el trayecto. De esa forma, podemos acceder desde cualquier dispositivo móvil a todos los contenidos en la red. Eso sí, esta función solo está disponible por un determinado precio, el cual varía en función de la compañía de viajes. A pesar de ese pequeño inconveniente, en vuelos de largas horas supone una enorme distracción al poder acceder sin ningún problema a nuestras redes sociales. Asimismo, muchas aerolíneas han introducido un abundante catálogo de películas y series así como la posibilidad de disfrutar de los numerosos contenidos de las conocidas plataformas de distribución de entretenimiento, tales como Netflix o HBO.

Del mismo modo, algunas compañías de vuelo, como Air France, han instalado puertos USB que nos permiten a los viajeros poder visualizar o escuchar nuestros propios contenidos. Una forma segura de saber que los pasajeros disfrutarán del vuelo. Pero no son los únicos servicios que ofrecen las aerolíneas, pues también se pueden encontrar videojuegos de todo tipo. Si bien la cantidad varía en función de la aerolínea, el número de juegos suele ser más que suficiente el trayecto y satisfacer todos los gustos. Volar en familia tampoco supone problema alguno, ya que la mayoría disponen de contenidos especialmente enfocados a los más pequeños.

Entretenerse por cuenta propia

Si bien las compañías low cost raramente tienen a disposición de los pasajeros este tipo de opciones de entretenimiento, la mayoría hemos ideado diversas fórmulas realmente efectivas para hacer el viaje lo más ameno posible. El más práctico y efectivo de todos es también el más simple: dormir. Así es, dormir hará que las horas de vuelo se te pasen en un santiamén, además de llegar a tu destino lo más descansado posible. Es cierto que no todas las personas son capaces de quedarse dormidas en un transporte por lo que, si estás harto de intentarlo y no lo consigues, aquí te damos otros consejos.

Si eres de esas personas a las que le encanta leer, no lo dudes y llévate un libro. De esa forma, conseguiremos evadirnos de la realidad durante largos periodos de tiempo, lo cual puede ser beneficioso si nuestro viaje no es precisamente corto. Lo ideal es hacernos con un libro que nos entretenga lo suficiente para no estar pendiente de la hora, puede ser incluso una guía del destino al que nos dirigimos. Si a última hora decides hacerte con alguno, en el aeropuerto siempre se pueden encontrar tiendas donde comprarlo.

Aquellos que prefieran disfrutar de películas o capítulos de series también lo tienen fácil. Es tan sencillo como tenerlas guardadas en la tablet o en el ordenador y acceder a ellas una vez que estemos acomodados en el avión. Del mismo modo, siempre puedes llevar en la mochila una baraja de cartas o algún juego de mesa que no ocupe demasiado espacio. De esa forma, podrás pasar un buen rato tanto en solitario como en compañía si realizas el viaje acompañado. Ideas sencillas que pueden convertir vuelo aburrido en uno más que entretenido.