11 mejores lugares que ver en Vilna

En este artículo te enseñamos los mejores lugares que ver en Vilna, la bonita capital de Lituania, conocida como la joya barroca del Báltico.

Vilna es la segunda ciudad más grande de los Países Bálticos solo por detrás de Riga, la capital de Letonia. Además, su casco antiguo es el más grande de Europa del Este, y en el año 1994 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Qué ver en Vilna

La mayoría de los lugares más importantes que ver en Vilna se encuentran en el casco antiguo, por lo que te será muy fácil conocer la ciudad caminando.

1. Puerta de la Aurora

También llamada Puerta del Alba o Puerta del Amanecer, es la única que se conserva de las que se construyeron en la muralla en el siglo XVI para proteger la ciudad. Sobre esta puerta, que es un bonito arco de colores pastel, se encuentra la capilla del siglo XVIII, conocida como la capilla de la Madre de la Misericordia de la Puerta del Alba. Es uno de los monumentos históricos y religiosos más importantes que visitar en Vilnius, y un famoso lugar de peregrinación en el Este de Europa para católicos y ortodoxos. Cuentan que la imagen que hay de la Virgen María es milagrosa, e incluso durante las invasiones rusas, estos no se atrevieron a tocar este lugar sagrado por miedo a los poderes ocultos que posee. A escasos metros de la puerta, también verás la iglesia de Santa Teresa que en su interior alberga varias tumbas barrocas.

Nosotros nos alojamos en el Fortuna Hostel, que está a tan solo 300 metros, por lo que fue nuestro punto de inicio para empezar a visitar Vilna.

Puerta de la Aurora, Vilna - Lituania
Puerta de la Aurora es la única que se conserva de la muralla

 

2. Antiguo Ayuntamiento de Vilna

Dejando la Puerta de la Aurora atrás y continuando por la calle Ausros Vartu, llegamos hasta la plaza donde se encuentra el edificio del Antiguo Ayuntamiento de Vilna (Vilniaus Rotuse) y que actualmente alberga la Oficina de Turismo de la ciudad. A escasos metros de esta bonita plaza también se puede visitar la iglesia de San Casemiro de principios del siglo XVII, y el lugar de culto barroco más antiguo de Vilna, y la iglesia ortodoxa rusa de San Nicolás.

Antiguo Ayuntamiento de Vilna, Lituania
Edificio del Antiguo Ayuntamiento de Vilna, llamado también Vilniaus Rotuse

 

3. Pilies Gatve

Otra de las cosas que hacer en Vilna es pasear por Pilies Gatve, que su traducción literal es Calle del Castillo, y es una de las principales calles del casco antiguo de la capital de Lituania. Su nombre se debe a que hasta el siglo XIX aquí se levantaba la muralla inferior del castillo, pero actualmente encontrarás algunas tiendas y restaurantes con terrazas, además de un pequeño mercado con artesanía y objetos varios.

Esta calle, que conecta la plaza del antiguo Ayuntamiento con la Catedral de Vilna, es una de las más animadas y donde podrás contemplar algunos ejemplos de los importantes edificios de estilo barroco que hay en la ciudad, como la famosa Casa de los Signatarios del siglo XVIII, situada en el número 26 de Pilies Gatve. Aquí fue donde tuvo lugar la firma de la Declaración de Independencia de Lituania el 16 de febrero de 1918, aunque dos años más tarde Polonia se hizo con el poder de la ciudad hasta 1939 que fue devuelta a Lituania.

4. Universidad de Vilna

Fundada en la segunda mitad del siglo XVI, la Universidad de Vilna es la más grande de Lituania y la más antigua de los Países Bálticos. De este enorme conjunto arquitectónico destacan los edificios del siglo XV y sus 13 patios interiores, y también alberga la biblioteca más antigua del país. En el año 1832, los rusos cerraron la universidad y no volvió a abrir sus puertas hasta el 1919.

5. Catedral de Vilna y su plaza

La plaza de la Catedral de Vilna es uno de los lugares más concurridos del casco antiguo de la capital de Lituania. En el siglo XIX, esta plaza era el lugar de diversos mercados y ferias, y lo más curioso es que en esa época, la plaza estaba rodeada por un foso, y los barcos que llegaban podían atracar a las puertas de la Catedral.

La Catedral de Vilna, que también es conocida como la catedral de San Estanislao y San Ladislao, es todo un símbolo nacional. El actual edificio fue construido en el siglo XVIII en un estilo neoclásico que recuerda una construcción de la mismísima Grecia. En su interior destaca la capilla de San Casimiro, patrón de Lituania, y las criptas donde descansan los cuerpos de importantes personajes históricos y duques lituanos como Vitautas el Grande.

Separado del edificio principal de la Catedral de Vilna, se encuentra su campanario que, allá por el siglo XIII, formaba parte del sistema defensivo de la ciudad. Sus 57 metros de alto la convierten en una de las torres más altas de la ciudad, y en su interior alberga una pequeña exposición de campanas históricas. Solo hace falta subir a la parte superior para disfrutar de unas preciosas vistas de la ciudad y de la Colina de Gediminas. Otro de los monumentos que hay en la plaza es la estatua ecuestre de Gediminas, justo en la entrada del Palacio de los Grandes Duques de Lituania o Palacio Real.

Catedral de Vilna, Lituania
Catedral de Vilna, todo un símbolo nacional de Lituania

 

6. Colina de Gediminas

Uno de los atractivos más importantes que ver en Vilna es la Colina de Gediminas, ya que este fue el lugar donde se fundó la ciudad. A día de hoy, tan solo quedan los restos de lo que antiguamente fue un castillo construido por el gran duque Vitautas a principios del siglo XV. La Torre de Gediminas, considerada símbolo nacional, fue levantada en el siglo XIII, pero después de sufrir varios desperfectos a lo largo de los años, en el 1930 se restauró para albergar un pequeño museo arqueológico.

Para llegar hasta la Colina de Gediminas puedes subir caminando o en un pequeño funicular, y un buen momento para ir es al atardecer para ver la puesta de sol. Desde arriba podrás contemplar unas bonitas vistas panorámicas, y ver como el río Neris separa la ciudad vieja de la ciudad nueva y sus modernos edificios de fondo.

7. Iglesia de Santa Ana

La iglesia de Santa Ana es otro de los edificios religiosos más importantes que ver en Vilna. Construida en estilo gótico a finales del siglo XV, llama la atención su fachada en la que se utilizaron 33 tipos distintos de ladrillo, aunque más tarde se pintaron de rojo. Se considera uno de los edificios más bonitos de Vilnius, tanto que el mismísimo Napoleón quiso llevársela a París.

Justo detrás se encuentra la iglesia y el monasterio de San Bernardino, una de las mayores construcciones góticas que ver en Lituania, y que siglos atrás tuvo una función tanto de culto como defensiva, e incluso como almacén para los soviéticos. Tras la independencia del país, los bernardinos se hicieron cargo del edificio y llevaron a cabo una restauración para recuperar la imagen del monasterio.

Iglesia de Santa Ana y monasterio de San Bernardino
La iglesia de Santa Ana y monasterio de San Bernardino en Vilna

 

8. República de Uzupis

Cruzando al otro lado del río Vilna, se encuentra uno de los lugares más curiosos de la capital de Lituania, el bohemio barrio de Uzupis o, mejor dicho, la República de Uzupis, ya que sus habitantes, la mayoría de ellos artistas, declararon su independencia el 1 de abril de 1998. Aunque este estado no está reconocido oficialmente como tal, Uzupis tiene su propia bandera, su propio himno, presidente e incluso un ejército de una veintena de personas, y su propia constitución con 41 artículos.

Uno de los símbolos de este barrio independiente, es la estatua del Ángel de Uzupis tocando una trompeta, que simboliza la libertad artística en este barrio en el que encontrarás diversos talleres y galerías de arte. Sin duda, una de las zonas más peculiares que ver en Vilna en un día.

República de Uzupis, Vilnius- Lituania
República de Uzupis, uno de los lugares más curiosos que ver en Vilnius

 

9. Gedimino prospektas

Esta gran avenida de casi 2 kilómetros de largo, es la calle principal de la capital, y conecta la Catedral con la parte de la ciudad nueva hasta la iglesia ortodoxa rusa de la Aparición de la Santísima Virgen, que se encuentra cruzando el puente Zveryno que atraviesa el río Neris. A lo largo de este paseo encontrarás otros atractivos interesantes que ver en Vilnius como el Teatro Nacional de Lituania, los edificios de la sede del gobierno y el Parlamento lituano, además de zonas verdes, tiendas, hoteles y restaurantes.

10. Museo de las víctimas del genocidio

Este edificio que fue la antigua sede de la Gestapo y del KGB, es actualmente un museo dedicado a los miles de lituanos encarcelados, deportados y asesinados en manos de la Unión Soviética desde la Segunda Guerra Mundial hasta la década de 1960. En la fachada del edificio se pueden leer los nombres de muchas víctimas, y en su interior hay varias exposiciones sobre los trágicos hechos que ocurrieron durante los años de la ocupación soviética, además de poder visitar las celdas y una sala de ejecuciones donde fueron asesinados más de 1000 prisioneros.

11. Sinagoga Coral

El casco antiguo de Vilna también fue lugar donde se estableció una importante comunidad judía de unos 70.000 habitantes, pero solo unos pocos miles consiguieron escapar durante la invasión alemana en el año 1941, mientras que el resto fueron asesinados. Uno de los edificios más importantes que todavía hoy se conserva del patrimonio judío de Vilnius es la Sinagoga Coral, construida en el año 1903. Este fue el único edificio de culto judío que no sufrió daños durante la Segunda Guerra Mundial, ya que fue el lugar que utilizaron los nazis como almacén médico.

Qué ver en Vilnius y alrededores

Trakai y su castillo medieval

Si hay un atractivo destacado que visitar cerca de Vilna, este es sin duda el Castillo de Trakai. De origen medieval, y construido alrededor del año 1400 en estilo gótico, el castillo llama la atención por el color rojizo de sus ladrillos y, por supuesto, por su ubicación rodeado de un gran y espectacular lago con varias islas, que hacen un paisaje sacado de cuento.

La pequeña ciudad de Trakai no solo destaca por su castillo, sino que también es conocida por sus pintorescas casas de madera de vivos colores. Toda esta zona pertenece al Parque Nacional de Trakai, y es una visita que no puedes perderte, ya que está a tan solo 30 minutos de Vilna, y puedes llegar en autobús, en tren o con esta excursión. En este artículo te dejamos más información para visitar el Castillo de Trakai.

Castillo medieval de Trakai, Lituania
Castillo medieval de Trakai construido alrededor del año 1400

 

Kaunas

Kaunas es otra de las ciudades más importantes que ver en Lituania. Está situada en el centro del país, a unos 100 kilómetros de la capital. Para nosotros fue una visita muy interesante y muy accesible para visitar en un día. Aunque no es ni tan conocida ni visitada como Vilna, Kaunas también cuenta con una destaca relevancia histórica desde que se fundó a mediados del siglo XIV. Además, Kaunas también fue la capital de Lituania entre 1920 y 1939, periodo en el que Vilna estuvo bajo el mando de Polonia.

No te pierdas este artículo en el que encontrarás más información sobre qué ver en Kaunas.

Mapa de qué ver en Vilna

Si tu viaje por las Repúblicas Bálticas continua por Letonia y Estonia, no te pierdas los siguientes artículos donde te enseñamos los mejores lugares que ver en Riga y los mejores lugares que ver en Tallin.

Consejos para visitar Vilna

Cómo llegar a Vilna

Si llegas en avión desde tu país o cualquier otra ciudad europea (encontrar vuelos baratos aquí), para ir del Aeropuerto de Vilna al centro, que está a unos 6 kilómetros de distancia, hay varias lineas de autobús de transporte público que llegan a distintas partes de la ciudad. Otra alternativa es utilizar este servicio de transfer para ir directamente a tu hotel.

Si como nosotros estás viajando por alguna otra ciudad de algún país vecino, puedes llegar en tren o en autobús. Nosotros estábamos en Polonia, así que la mejor opción que teníamos para ir de Varsovia a Vilna era en autobús nocturno y de paso nos ahorrábamos una noche de alojamiento. Puedes consultar todos los trayectos, horarios y precios en esta web.

Cuántos días para ver Vilna

La ciudad se puede visitar fácilmente a pie y sin la necesidad de utilizar transporte público en ningún momento, por lo que podrás conocer lo más importante que ver en Vilna en dos días tranquilamente.

Alojamiento en Vilna

Durante los 4 días que estuvimos en Lituania (dos días en Vilna, uno en Trakai y otro en Kaunas)  nos alojamos en el Fortuna Hostel, que como hemos comentado al principio del artículo está situado a 3 minutos caminando de la Puerta de la Aurora. Es un hostel económico, pero con muy buenas instalaciones y con todo lo necesario, así como una cocina común bien equipada, algo que siempre ayuda para los que viajamos tanto tiempo y queremos ahorrar en el tema de comidas.

Si tienes curiosidad de saber cuánto dinero nos gastamos en el país durante 4 días, en este artículo te enseñamos nuestro presupuesto de viaje a Lituania.

ARTÍCULOS RELACCIONADOS:
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad